Aplazamiento de impuestos: ¿aval o seguro de caución?

seguro-caucion-aplazamiento-impuestos

Para aplazar los impuestos ante Hacienda las empresas pueden optar por el aval bancario o el seguro de caución. Pero ¿cuál es mejor? 

El fraccionamiento y aplazamiento de impuestos resulta bastante común entre empresas de todos los tamaños. La falta de liquidez momentánea, una inyección de capital que no llega o el retraso en los pagos de los clientes empuja a las sociedades a pedir el aplazamiento de IVA o de otros impuestos.

Si tienes una empresa, sabes perfectamente de qué te hablamos —vamos, seguro que más de una vez tu empresa ha adelantado el IVA que todavía no ha cobrado—.

Ante Hacienda y la Seguridad Social no pagar a tiempo o no comunicar el aplazamiento de impuestos de forma adecuada conllevará penalizaciones económicas para tu empresa. En resumen, necesitas encontrar una solución para que tu empresa no esté en problemas. 

 

¿Cómo se pueden aplazar los impuestos?

Principalmente hay tres vías para hacerlo:

1. Directamente con el organismo. A través de la autoliquidación, tras reconocer la deuda y solicitar el aplazamiento, en el formulario te aparecerá la cuota a devolver y el plazo. Pero solo está disponible para cantidades de menos de 30 000 €.

2. Con aval bancario. Esta modalidad suele ser la más conocida, pero no la más ventajosa para las empresas. Aquí es el banco el que responde por la deuda de impuestos contraída. Para firmarlo tenemos que hacer frente a las típicas comisiones de los productos bancarios, no poder tocar una parte de nuestro dinero (porque estará retenido como garantía de pago) y nuestra deuda figurará en la CIRBE (el organismo público de deuda). Este detalle no ayudará nada a conseguir mejor financiación y condiciones en el futuro, además de que cualquier inversor, empresa o cliente puede consultar qué deudas tenemos. 

3. Con seguro de caución. Ante una aseguradora las condiciones son más beneficiosas para las empresas. No hay que afrontar gastos iniciales por constitución del producto, la deuda con Hacienda no aparece reflejada en ninguna parte y no hay dinero retenido o pignorado. La póliza de caución permite pagar a Hacienda a plazos de manera cómoda. Solo necesitamos abonar nuestra cuota anual de la póliza. 

 

Con estos datos y una deuda de más de 30 000 € (impuestos de  sociedades, IVA…), está claro que la mejor opción es elegir un seguro de caución frente al aval bancario para pactar el pago aplazado de tu deuda con Hacienda, pudiendo presentar la garantía exigida por la administración sin ver incrementada tu CIRBE, y sin afectar a la estructura financiera de tu empresa al no verse reflejado en el pasivo.

 

Si quieres que te informemos sobre los seguros de caución para aplazar los impuestos de tu empresa, llámanos. Te asesoraremos con detenimiento de este producto y, si lo deseas, te haremos un presupuesto sin compromiso a la medida de tu empresa.

Todos los seguros para energías renovables por fas...
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Sábado, 20 Julio 2019