Blog

¿Qué es la pignoración bancaria y qué desventajas tiene?

Pignoración bancaria

La pignoración es una práctica muy común al solicitar un aval bancario. Pero en muchas ocasiones, reduce el margen financiero de las empresas, con todo lo que ello conlleva.

La definición de pignoración es "dar o dejar en prenda una cosa". Ahora veremos la pignoración bancaria, y qué supone tener un aval pignorado y cómo la solución puede estar en el Seguro de Caución.

 

¿Qué es la pignoración bancaria?

La pignoración bancaria forma parte del trámite de contratar un aval con una entidad bancaria, la actúa como avalista para una empresa. Esto se logra mediante el depósito de una cantidad de dinero o de un activo financiero con el banco, que se conoce como pignoración.

En este caso, la pignoración es dejar retenido un porcentaje de dinero en la cuenta corriente como garantía de pago a la entidad bancaria. Es decir, mientras el aval bancario está en uso, la empresa debe retener un dinero en el banco que garantice la devolución del aval contratado.

 

Desventajas de la pignoración

Sin embargo, la pignoración bancaria también tiene algunas desventajas. Por un lado, la empresa debe pagar una comisión por el uso de la garantía. Esto puede afectar negativamente los ratios financieros de la empresa, ya que reduce sus ingresos. Además, el banco puede exigir que se realicen cambios en la estructura de la empresa para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones financieras.

La principal desventaja de la pignoración es la inmovilización de fondos que debe realizar la empresa para conseguir el aval. En nuestra actividad, las empresas que solicitan avales lo hacen como requerimiento obligatorio, normalmente, exigido por las Administración Pública. Si además de presentar un aval, las empresas se ven obligadas a retener dinero durante un tiempo indefinido, se les complica el margen de maniobra financiero.

En ocasiones, la banca puede solicitar una pignoración de hasta el 100% del aval como garantía adicional.

 

Aval sin pignoración

Por suerte para las empresas, se puede contratar un aval sin pignoración ya que como alternativa al aval bancario está el seguro de caución. El seguro de caución actúa como garantía frente a un tercero, sea empresa, Administración Pública o un privado. Además, está regulado y aceptado por todos los Organismos públicos.

Por norma general y tras el estudio del proyecto, las compañías no solicitan pignoración para contratar un seguro de caución.

 

Contratar seguro de caución

 

Artículos relacionados

Sobre nosotros
Surety & Bonds es un departamento profesional de la Correduría de seguros y reaseguros Viafina, especializado en caución para empresas operativas en ámbito nacional e internacional.
Image

SEVILLA · MADRID · CARACAS